Modo de Intervención

Mi orientación es fundamentalmente cognitivo-conductual, y mi intervención profesional esta basada en la importancia del estudio y conocimiento de las bases teóricas y conceptuales de la Psicología como disciplina científica y la aplicación práctica y el rigor metodológico coherente con esos conocimientos.

La Psicología, sin duda, contribuye a mejorar la evolución, la salud y la calidad de vida de las personas. Pero la función profesional “práctica” que llevan a cabo muchos psicólogos debe ser compatible con el estudio de la Psicología como ciencia.

 

Mi marco teórico y metodológico parte de la Ciencia del Comportamiento y del “modelo de campo” en Psicología, pero integra hallazgos y puntos de vista de la Psicología Social, Psicología Evolutiva, Biología, Etología, Antropología y Filosofía, entre otras disciplinas.

 

La conducta es el objeto de estudio de la Psicología; pero entendiendo por conducta una acepción diferente de la coloquial. Para la Psicología científica, “conducta”, en el ser humano, no es sólo “hacer”; también incluye “pensar”, “imaginar”, “recordar”, “sentir”, “hablar”…

Y respecto al aprendizaje y el cambio de todas esas conductas, es sobre lo que el psicólogo debe saber ya que debe asumir la complejidad de la conducta humana, y tenerla en cuenta en su análisis e intervención educativa o terapéutica.